frases célebres

viernes, 7 de mayo de 2010

Capítulos de la Historia Universal

Episodio II
La batalla de Cataláunicos

Europa central, año 432, excelentes jinetes arqueros, veloces y decididos, se preparaban para una incesante guerra sin tregua contra el imperio romano de Oriente. Habían alcanzado hasta el río Danubio en sus intachables triunfos por conseguir el poder absoluto. Los Hunos eran una confederación de tribus euroasiáticas, con la lengua túrquica como nexo de unión. Los romanos los tenían como bárbaros, y todos le temían por sus crueles métodos de guerrilla. Su caudillo Rugila muere ese año y le sucedieron sus sobrinos Bleda y Atila. Los hunos eran nómadas que vivían en chozas temporales, su economía estaba basicamente basada en la cacería y la baca.
Atila asesinó a Bleda y pronto se convierte en un gran rey que consigue, para su pueblo, imnumerables tierras y triunfos en las batallas donde jamás fue vencido. El pillaje en territorio extranjero era su día a día, y conquistar el mundo entero su objetivo.

En el año 447 avanza devastando los Balcanes y Grecia hasta las Termópilas, obligando a los pueblos destruídos a servir en su ejército. Llega la hora de enfrentarse al mismísimo emperador bizantino Teodosio II. Reúne al amanecer a todos sus hombres y entran con el máximo sigilo en la ciudad romana. En este caso no destruyó nada, mandó asesinar a la mitad de las mujeres y niños. Reteniendo en un lugar oculto a la otra mitad de la población femenina, mandando a un mensajero para comunicar al emperador las condiciones para no ejecutar a todas las mujeres que estaban bajo su dominio. Las condiciones eran que tenía que ceder una parte del territorio al sur del Danubio, pagando por su utilización un tributo mas un subsidio anual. El emperador no tuvo más que aceptar, pues sin mujeres la ciudad estaba condenada a su desaparición.

Año 451, entra en Galia contando en su ejército con un gran número de ostrogodos. Atila vislumbra una posibilidad de conquistar Galia y pacta una alianza con los vándalos. La estrategia urdida por Atila en esta ocasión era envestir por los flancos en un movimiento sorpresa, estando resguardado por un segundo ejército que aguarda la señal del rey huno. El general romano Flavio Aecio está bien asistido por francos y visigodos, y además tiene un as en la manga; tiene un infiltrado entre los vándalos. Como es obvio, quien se llevó la sorpresa fue el ejército de Atila que tuvo que retirarse al Rin.

Pero, ambicioso y dolido por haber sido vencido por primera y única vez en su vida, fue un año después cuando, repuesto en honor y tácticas, invadió el norte de Italia arrasando Aquileya, Milán y Padua. Las pobraciones aterrorizadas huyeron de las ciudades, refugiándose en las montañas o en las lagunas del Adriático. Fue en este lugar donde se data curiosamente la fundación de Venecia.


Fue el Papa León I quien detuvo la invasión, pactando con Atila su retirada a cambio de un tributo. Atila se retiró a Panonia, la actual Hungría, donde murió afectado por una apoplejía en su noche de bodas. Tras la muerte de Atila, los hunos no supieron mantener el gran imperio conquistado por su gran rey y no volverían amenazar a Europa, incluso la defendieron frente a los mongoles.

¿Para llegar a ser un buen rey o un excelente estratega, es necesario tal cantidad de agresividad y crueldad?
¿Qué opináis?